as humedades por capilaridad son las humedades que ascienden por los cimientos y los muros o paredes hasta llegar a una altura, normalmente no mayor de metro y medio.

Las humedades por capilaridad son uno de los problemas de humedades más frecuente. Se puede dar tanto en edificios antiguos y de patrimonio monumental como en edificios de reciente construcción donde no se ha construido con aislantes e impermeabilizantes adecuados o han cambiado las condiciones del terreno. Las humedades por capilaridad crean problemas de salubridad y durabilidad en los edificios por lo que deben ser combatidas con métodos eficaces y adecuados.

Estas humedades se deben al fenómeno físico llamado capilaridad. Es una propiedad que tienen los líquidos de alcanzar diferentes alturas cuando se sitúan en el interior de tubos de pequeño diámetro. Se trata de un fenómeno muy común en la Naturaleza: la vida de las plantas se debe a la capilaridad.

Estas humedades se manifiestan mediante manchas oscuras de humedad y/o sales. Las paredesabsorben la humedad del subsuelo a través de poros y capilares. El agua que viene del terreno contiene sales disueltas. Según se evapora la humedad, las sales disueltas se cristalizan y se degrada la piedra o ladrillo, el revoco, el yeso o la pintura.

Las humedades por capilaridad se manifiestan también en soleras de planta baja al no existir cámara aislante o en el pavimento de los sótanos cuando no existe red de drenaje. En estos casos se observan cristalización de sales o manchas oscuras en las juntas de las baldosas. También se observa en un pavimento de madera que se deteriora por las humedades.

La altura de las humedades en paredes es variable y viene condicionada por:

 

a) El mes del año. En invierno es mayor ya que hay una menor evaporación de agua.
b) El nivel freático. Las humedades aumentan por lluvias o por ejemplo unas obras próximas.
c) La cristalización de sales en los tubos capilares.
d) Un mal tratamiento: la impermeabilización de la superficie de las paredes para esconder temporalmente las humedades con revestimientos no transpirables como pinturas, pladur o madera. Se produce un “efecto chimenea” que hace subir todavía más las humedades por las paredes

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Pedro Luengo Verdura